Trabajo tanto que no tengo tiempo de hacer lo que debo!! …O la teoría del vaso.

Esto es justo lo que me ha pasado estos últimos meses! Me acabo de dar cuenta que últimamente mi día a día es un caos, no hago la mitad de cosas que tengo programadas, salgo al paso de las urgencias como puedo y tengo la sensación constante de que se me escapan cosas. Os suena esto? Tenía pendiente este post desde hace muchas semanas pero han ido surgiendo imprevistos, algunos de trabajo (bien!) Y otros han sido temas paralelos, personales o sociales, que han influenciado en el transcurso diario del trabajo del despacho hasta el punto tener la sensación de pérdida de control. Peligro! Ha llegado el momento de parar y reflexionar Parar y reflexionar … algo que, todos sabemos, deberíamos hacer un ratito cada día, entre 5 y 10 minutos, y así evitaríamos el caos. Pero ya soy en medio del caos, ¿qué hago ahora? Volver a organizar. Cualquier trabajo, necesita de una programación clara y pautada, pero sobre todo alcanzable. No podemos programar la semana sabiendo que cualquier imprevisto lo enviará todo a pique. Haz caso siempre de las TRES GRANDES REGLAS DEL VASO: PROGRAMA SOLO EL 75% DE TU TIEMPO DE TRABAJO. El 25% restante se llenará, sin que hagas nada, de IMPREVISTOS! De este 75% organiza primero la mitad con los IMPRESCINDIBLES y la otra mitad la llenas con el resto de cosas que tienes IMPORTANTES o PENDIENTES. Entre medio seguro que te quedan ratitos de 5/10 minutos para tomar un café con los amigos, la llamada de cada día … y parar para reflexionar. Al final el vaso está lleno, el trabajo de la semana...